Beneficios de limpiar nuestro hígado en ésta época del año

Las-proteínas-un-nutriente-vital-para-vegetarianos

Estamos finalizando un invierno que en los hechos ha sido muy breve, y ya en estos momentos, en los avances de la primavera, sería bueno tener en cuenta que la medicina china siempre se anticipa a lo que va a suceder con nuestro cuerpo con el objetivo de mantenerlo sano.

Algunas sugerencias
En este sentido digamos que el órgano que más trabaja durante la primavera es el hígado, de modo que se recomienda, todos los años, ante la llegada de dicha estación, hacernos una limpieza. Evidentemente que en la medida de nuestras posibilidades, y si podemos coincidiendo con la luna cuarto creciente, podríamos tomarnos una o dos semanas para alivianar nuestra cuota de calorías, comer muchas verduras frescas y lo más crudas posible -ya sea en sopas o en ensaladas-, limitar la ingesta de carne, tomar abundantes líquidos y en lo posible una infusión caliente de Malva después de cada comida para desinflamar el tejido del intestino y ayudar de esta manera a realizar una limpieza profunda. Si además pudiéramos poner compresas frías sobre el vientre a la hora de la siesta o de noche al irnos a dormir, y ni que hablar si nos atreviéramos a hacernos un baño de asiento diario durante una semana, estaríamos preparándonos para la temporada que viene.

Los “avisos” del hígado
Ahora bien, mucha gente se pregunta si tal esfuerzo vale la pena, entonces expliquemos qué tan importante es el hígado. Para hacerlo digamos que después del cerebro y el corazón no hay órgano más importante, porque el hígado nos nutre, nos desintoxica, y además de todas las funciones que la medicina occidental le atribuye, cumple, según la medicina oriental con: la nutrición de músculos y tendones, la regulación de la agudeza visual y la presión intraocular, y el determinar el grado de apetito sexual. Es decir, el hígado es extremadamente importante y es nuestro deber cuidarlo.
Un detalle que adelantamos cuando hace poco hablamos de los accidentes cerebro vasculares, y que deberíamos tener en cuenta antes de que lleguen las temporadas tórridas, es que cuando se habla de accidentes cerebro vasculares o de convulsiones importantes, en medicina china se sostiene que el motivo por el cual llegan a suceder este tipo de cosas generalmente está relacionado con el hígado. Hay cinco causas principales que, como recordarán, se llaman “Viento interno del hígado” (la nemotécnica china siempre está relacionada de forma muy poética con lo que sucede en nuestro cuerpo), se dice que cuando tenemos una convulsión, con tics, torcimiento de la boca, parestesias, movimiento involuntario de los miembros, etc., que pueden llegar incluso a una hemiplejia o un accidente cerebro vascular agudo, es que “nuestro hígado nos está avisando”.

Pequeño esfuerzo,
grandes resultados
Algunos de los motivos por los cuales esto puede suceder son: calor extremo -por ejemplo una persona que esté trabajando a la intemperie, al sol, con altas temperaturas, sin cubrirse la cabeza, y sin hidratarse adecuadamente-. Calor extremo interno, es el caso de una grave infección en la cual no se contenga la fiebre, o de una indigestión alimentaria importante en la cual no se limpie el cuerpo a tiempo ni se contenga la temperatura interna de la fermentación. Debilidad extrema, cuando la persona ha estado enferma durante mucho tiempo y la sangre no nutre correctamente tendones, músculos, etc. Debilidad congénita que es cuando tenemos algún problema que altera por ejemplo la salud de nuestros riñones. Y un caso particular que no debemos descartar porque es extremadamente importante en el mundo acelerado y agitado en el que vivimos hoy día, que es el de las emociones muy fuertes en una persona que está sensible porque su hígado ya viene golpeado por otros motivos. Por ejemplo, si tenemos un disgusto muy grande -generalmente lo que más afecta el hígado son los disgustos y el enojo- y esto se suma a que nuestro hígado haya estado intoxicado recientemente o sometido a una mala alimentación prolongada a lo largo de mucho tiempo (cosas fritas, mala combinación de alimentos, alimentos que no son apropiados para nuestro grupo sanguíneo, alcohol, drogas, incluso medicamentos como antibióticos por ejemplo que dañan a la flora intestinal y el hígado) podríamos llegar a sufrir un accidente cerebro vascular, una convulsión, una hemiplejia etc.

De manera que todo esto que hemos mencionado, más lo que ya hemos hablado en ediciones anteriores sobre el tema, nos lleva a sugerir lo que la medicina china recomienda desde hace miles de años: antes de que llegue la primavera, tomémonos unos 15 días para hacer una limpieza del “pobre hígado” que “bastante soporta nuestros excesos durante toda la vida”. No cuesta nada y podría evitarnos serios inconvenientes.

También te puede interesar...