El último viaje del cabo Derceo De Castro a la Antártida

SINTITUL

Cuando Derceo da Costa llegó a la Antártida en diciembre de 1984 el lugar era una inmensidad blanca. «Lo primero que me sorprendió fue la cantidad de nieve y de frío», le dice a la BBC. «Al mirar a mi alrededor me pregunté: ‘¿Dónde estoy?’. ¡No sabía si estaba en el otro extremo del mundo o en otro planeta!».
Sin conocimientos ni equipamiento apropiados, da Costa fue parte del equipo de pioneros que establecieron la Base Artigas, la primera instalación uruguaya en el continente blanco…

«La esencia de la Antártida para mí es su naturaleza y tranquilidad», afirma da Costa, quien sostiene que en el continente blanco pudo encontrarse a sí mismo. En días terminará su última misión y se retirará de la Base Artigas, 31 años después de aquella primera hazaña. «Tienes que prepararte mentalmente. Es como un padre que sabe que un día su hijo se irá del hogar. Está en tu cabeza, nadie puede decirte lo que se siente», explica. Sin embargo, no cree que sea una despedida para siempre: «Nunca digo que es la última vez, por lo que para mí es el penúltimo viaje».

También te puede interesar...