Memoria y capacidad de concentración

memoria-630x300

 

Mucha gente nos ha consultado sobre qué puede tomar o qué puede hacer para mejorar la memoria y la capacidad de concentración, la respuesta es muy simple, siempre podemos mejorar si tenemos la voluntad para seguir un tratamiento. En medicina china una de las tantas cosas que se tiene en cuenta es la importancia que tiene un hígado sano en relación con lo que pensamos y sentimos. Entonces reflexionemos sobre lo siguiente, el cerebro, al igual que cualquier órgano, precisa de una adecuada nutrición, y si bien buena parte de los químicos que hacen funcionar y organizan nuestro cuerpo, se producen en él, debemos decir que otros tantos dependen del hígado. Por este motivo, una vez más, la medicina china nos insta a mejorar la concentración, el descanso, y a despejar la mente, procurándonos un hígado sano y en condiciones. Cada vez nos enojamos por cosas más insignificantes Más de una vez les comentamos sobre la influencia de las emociones en el hígado, puesto que éste órgano es el que nos depura de todo tóxico, ya sea físico, químico o emocional, al punto de que, cuando nos enojamos o nos frustramos, es el primero en recibir “el impacto”, incluso antes que el corazón. Si nosotros nos enojamos habitualmente y no nos descargamos, o si consumimos cosas que son tóxicas, ya sea alcohol, drogas o alimentos que nos son los idóneos, el hígado va a verse sobrepasado en su función. ¿Qué sucederá entonces? tendrá menos margen para depurar los tóxicos emocionales, por ejemplo los neurotransmisores que quedan libres en la sangre cada vez que nos enojamos, entonces, la próxima vez que nos desequilibremos, va a ser aún más difícil para él poder lidiar con el problema, dado que ya está trabajando con tóxicos. A su vez esto va a hacer que nos volvamos más irascibles, porque esos químicos que producen el patrón del enojo, de la ira y demás -que se desencadenan cada vez que nos frustramos, que tenemos un problema- van a quedar circulando en la sangre, de manera que en un futuro quedaremos proclives a enojarnos por cosas menores, por detalles. Intoxicación = poca concentración Llegado este punto, ustedes se preguntarán qué tiene que ver esto con la memoria. La respuesta es sencilla, en una persona que se altera todo el tiempo, que se enoja seguido, la salud se verá resentida, y esto, a su vez, repercutirá en su capacidad de concentración, el mal funcionamiento de su hígado la mantendrá inmersa en un “círculo vicioso” del cual le será cada vez más difícil salir. Un “hígado en plenitud” como dicen los chinos, o sea saturado, no nos permite manejar bien emociones como la ira o la frustración, entonces más nos enojaremos, más nos frustraremos y más nos enfermaremos. Para colmo de males, cuando esto sucede no descansamos bien, nos cuesta dormir, especialmente entre la 1 y las 3 de la mañana, y cuando logramos conciliar el sueño, éste es un sueño pesado, muchas veces acompañado de pesadillas. Entonces al otro día nos levantamos cansados, de mal humor, se hace difícil que estemos en pleno uso de nuestras facultades psíquicas y físicas, y nuestras emociones se ven alteradas muy fácilmente. Perdiendo el ánimo Entonces en medicina china se dice que cuando nos cuesta concentrarnos, nos cuesta mantener un orden para hacer las cosas, nos parece que todo se está volviendo caótico y que nos está resultando demasiado pesado, perdemos el impulso natural de hacer cosas, esas ganas de vivir, de emprender nuevos proyectos… Entonces es tiempo de revisar nuestro hígado. Esto no quiere decir que tengamos que ir a hacernos un funcional hepático, quiere decir que tenemos que prestar atención a los detalles que nos indican que el hígado “nos está pidiendo por favor un descanso”. Si notamos que alguna de estas cosas nos están sucediendo, y las comidas con grasa, frituras, picantes, estimulantes en general, nos empiezan a caer peor aún, si sufrimos dolores de cabeza frecuentes, la luz brillante nos afecta y tenemos presión en la vista, sepamos que estos son síntomas claros en las personas que sufren una gran intoxicación ya sea por alimentos, alcohol o emociones “no digeridas”. Estas personas incluso, cuando se agachan, sienten como que los globos oculares van a salirse de la órbita, “van a explotar”, eso sucede porque el hígado también regula la presión intraocular (cosa que hemos mencionado antes). El dolor de cabeza que es típico en estos casos es el que afecta el entrecejo, la sien e irradia hacia la nuca. ¡Sentirnos mejor en tan solo 15 días! Es tiempo entonces de que pensemos en depurar nuestro hígado, pero ¿cómo?, como siempre les hemos indicado: frío en el vientre -como recomiendan los naturistas-, eliminación total de las frituras, el alcohol, las grasas y los estimulantes en general, tomar muchísima agua… Recuerden además que podemos acompañar las comidas con té de carqueja, manzanilla, menta, apio o malva. Es recomendable disminuir también, por lo menos por un par de semanas el consumo de carnes, ingerir muchas verduras y bajar los carbohidratos cuanto podamos. Muchas frutas (sin entreverar) y esperando a sentir hambre antes de volver a comer. Porque todo esto hace que el cuerpo se depure de forma 100% natural, y entonces en unos 15 días nuestro hígado “volverá a respirar” y sentiremos los efectos en el estado de ánimo. Creo que el esfuerzo no es tan grande y que tenemos mucho para ganar, si seguimos estos consejos.

También te puede interesar...